El transporte áereo supersónico terminó en realidad como consecuencia del fatídico accidente del Concorde, ocurrido en Paris en el año 2000.

Sin embargo desde entonces, diversos diseñadores estan dándole forma a lo que sería una nueva generación de aviones capaces de volar a velocidades supersónicas.

Uno de estos ejemplos es el que tenemos aquí, destinado desde luego a los Billonarios, el equipo de diseñadores a cargo del proyecto llamado ”The Fly”, ha tomado un avión comercial supersónico Tupolev KB como base para el desarrollo de este concepto.

Ideado para uso privado, el avión tendría capacidad para 9 personas (6 pasajeros, 2 pilotos y un auxiliar de vuelo) y una autonomía máxima de vuelo de 4 horas. Cumpliendo con los requisitos técnicos y estéticos, el diseño tiene una funcionalidad y confort perfectamente posibles, y además luce bastante más atractivo y moderno que el Tupolev 444.

Share →

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: